John Wesley Hardin (Criminal)

John Wesley Hardin no podría haber nacido en otro lugar sino en Texas, la ciudad del western, a eso del año 1853. Aún no se sabe del todo, cuántas fueron las víctimas de este hábil pistolero. Pero la cifra de víctimas más correcta es la de 44 víctimas, aunque algunos suben esa cífra hasta 80.

Sus Primeros Años

john wesley hardin

Como lo diría en su autobiografía. En los primeros años de su vida tenía a sus padres preocupados, pues ya se destacaba como un niño violento y hábil para meterse en problemas, pero siempre luchando por causas que el creía que eran justas.

John se desentendió rápidamente de los estudios, pero eso no le privó de ser un chico educado, tímido y retraído. Rápidamente creció en popularidad en Bonham, donde nació. Ya los habitantes empezaban a hablar de John “el violento”.

Con tan solo 14 años propinó de dos puñaladas a otro joven, luchando por el amor de Jane, el gran amor de su vida. Jane Bowing su novia de toda la vida, por ella luchó y se ganó su amor. Con la que más tarde tendría cuatro hijos.

Vida Criminal

A los 15 años ocurre su primer gran acontecimiento criminal. Era 1868 y por cosas de la vida se cruza con Mage, un negro intimidante y muy temido en la zona. John iba a lomos de su caballo y miraba al negro con mirada fija y audaz, y Mage le respondía de igual forma. Había mucha tensión en el ambiente, pero esto terminó cuando John desenfundó velozmente su Colt y de certeros disparos, acabó con la vida del ingenuo negro. Con tal solo 15 años John Wesley Hardin se convertiría en un criminal.

John comenzaba su aventura vagando por los terriotorios de Texas, le perseguían, pues el chico ya había liquidado a 3 hombres. Y a los 16 años fué apresado por la justicia y resguardado en una cárcel. Pero nada terminaría ahí el chico era muy inteligente y decidido. Compró una pistola a un preso y se hizo pasar por enfermo, cuando el cárcelero fué a ver que ocurría, John de precisos disparos lo derribó, y luego vendrían otros 3 guardias que acabaron con la misma suerte. Un chico de 16 años había acabado con 4 hombres en unos minutos. John Wesley Hardin había escapado de la cárcel y seguía con su leyenda.

En el sur de Estados Unidos fué contrado como conductor de ganado, allí era un líder y los hombres le seguían y le admiraban fielmente. En la frontera con México, John y sus compañeros trataban de negociar con cuatreros mexicanos. Los cuatreros señores veteranos y curtidos le menosprecian a causa de su juventud. Frente a el se sitúan los 5 hombres, y sin inmutarse el chico derriba en unos minutos a los 5 cuatreros mexicanos. Sus compañeros no daban crédito de los que estaban viendo, un chico de 17 años había acabado con la vida de 5 hombres al mismo tiempo.

Su leyenda se extendía por todos los Estados Unidos. En de sus escapadas recobró el amor de su niñez “Jane”, con la cúal se casaría y tendría 4 hijos. Con esto vemos un pequeño receso en la vida continúa de criminal de John.

Ya la cabeza de John Wesley Hardin tenía precio, sheriffs y caza-recompensas le buscaban arduamente. Wild Bill Hickok un afamado pistolero y marshal del pueblo le buscaba, se decía que Hardin se encontraba en un precario hotel de la zona, a causa de un curioso accidente que ocurrió en el edificio. John Wesley Hardin había matado a un hombre solo porque roncaba y no le dejaba dormir, los nervios y la desesperación habían actuado para que John por una rendija a la habitación contigua a la suya, le disparara precisamente al desgraciado hombre que roncaba.

Tiempos finales de su vida.

muerte john wesley hardin

Más tarde los Rangers de Texas le capturarían en un bagón de un tren. John era recluído nuevamente, pero esta vez algo iba a cambiar. John fué un reo ejemplar, aprovechó sus años de condena para estudiar álgebra y derecho. De los 25 años de sentencia, solo cumplió 17 ya que su buen comportamiento le permitió salir anticipadamente. Además de la autorización para ejercer la abogacía. Gracias a sus nuevos conocimientos literarios, John decidió empezar a escribir su propia biografía, con una vida yarecorrida a eso de los 44 años.

Un año más tarde, mientras Wesley jugaba al Pool, John Henry Selman, un policía local, le disparó por la espalda y John cayó de inmediato, la leyenda había muerto. Nadie reclamó por su muerte, en todo caso, se había eliminado a una permanente preocupación.

El 19 de agosto de 1895 en El Paso, Texas acababa la leyenda. Terminaría siendo sepultado de forma aislada, como terminan los lobos solitarios.

Como diría Bob Dylan, el cuál le dedicó un disco, “No mató a nadie que fuese honrado”.

Publicado en Artículos, Criminales | Etiquetado , , , | Deja un comentario